DEDICADO a TODA MI FAMILIA, en especial a MIS ABUELITOS CRIS Y TOÑO y a mi HERMANITO DIEGO. Iago.

EL ARCOIRIS DEL AUTISMO

Por Maite(1)



(1)Enlace al blog de Maite.

6 comentarios:

fonsilleda dijo...

No tienes que darme las gracias, ha sido un placer y la consecuencia lógica de haber encontrado este blog de Iago y haberme tropezado por este mismo medio con Anabel. Es cierto, su blog es una maravilla, y ella también. Ya le he comentado que pareceis todos hechos de una "pasta" especial y admirable.
Dejo bicos admirados para todos

Belen dijo...

Precioso video!

Vero dijo...

Tengo la piel de gallina, precioso el video. El año pasabo tube el privilegio de compartir mis prácticas con un niño con autismo, del que me "enamoré"...había tal paz en sus ojos, desprendía tanta ternura....me es imposible describir esos pequeños momentos en los que me invitaba a su mundo y y al nuestro, sus miradas, su sonrrisa....

Cuca dijo...

Que maravilla!
Voy al blog de Maite para felicitarla.
Un fuertíiiiiiiiiiiiiisimo beso Inés

Meninheira dijo...

Es precioso! y la edición fantástica!

Cuánta razón teneis, tenemos una imagen del autismo distorsionada quizá por la tele. Gracias por abrirnos los ojos.

Un besito :)

Anónimo dijo...

Hola me llamó Juan José y aquí os mandó algo que es para mi muy importante.
HERMANOS

Los discapacitados tienen el don de la comprensión y se encaminan a ser más santos, en el sentido de más puros. Ser discapacitado es una enseñanza que, una vez aceptada, transforma las cosas y se hacen posibles muchos milagros de comprensión.

Minusválidos, es un nombre que les ha dado el hombre “normal”, pero podríamos decir que son seres que han querido comprender la pureza, ¿cómo castigo? No, como experiencia entre las más duras.

Minusvalía de inteligencia o motriz, ¿qué importa? Es una minusvalía, es una dificultad para comprender, para caminar, para ser y para amar. Pero, una vez que en ellos se despierta el amor por Dios, siguen adelante como flechas y es bueno escuchar sus palabras.

La perseverancia en el amor es un don que Dios les hace a muy pocas personas. El que la posee, tiene que seguir una vida trazada sólo en el Bien, por el Bien. En el Bien por el Bien. Nada más se espera el Señor de quién ha decidido entregar lo mejor de él mismo al servicio de Dios.





Extraído del libro SIETE VECES AMOR

Publicar un comentario

hablan por mi: