DEDICADO a TODA MI FAMILIA, en especial a MIS ABUELITOS CRIS Y TOÑO y a mi HERMANITO DIEGO. Iago.

UNA CICATRIZ

Hoy llamaron a mami del colegio para decirle que había tenido un pequeño accidente, un corte en una ceja. La cosa no era grave, pero iba a necesitar un punto, bueno necesitar necesitaba dos puntos más, pero para poner uno hubo que montar una situación de emergencia. Mami llamó a papá para que se acercara al centro de salud, a Olga para que bajara la cartilla de las vacunas también al centro de salud, y mami me fue a buscar al colegio. Menos mal que Diego todavía estaba en clase. Eran tres adultos y la enfermera. Al coger la cita mami avisó que yo era un niño con autismo que por favor pusiera sobre aviso a la enfermera. Le dieron la cita y la mandaban esperar. No había nadie (asombrosamente), mami volvió a repetir que pusieran sobre aviso a la enfermera. Cuando llegamos a su consulta la mujer nos esperaba en la puerta. (Mami cree que su cara reflejaba algo de incertidumbre, entre miedo a lo desconocido y curiosidad), no quise separarme de nadie de los que me acompañaban así que entramos todos. Mami explicó lo que había pasado, y la mujer retiró la tirita que traía del cole. Ya para eso pasó su esfuerzo, mami agarraba por un lado y papi por otro. La cosa requería puntos. Se podía arreglar con una tirita de esas que unen como si fuera un punto, pero todos sabían que la iba a sacar, así que tocó dar un punto. ¡Cuánta fuerza tengo! Mami sujetando las piernas y papi los brazos y cabeza y a poco más... Pero dieron con la forma y aunque me dolió muchísimo me porté fenomenal y salí con mi punto y una tirita que ya no tengo. Mami sólo espera que no descubra que llevo un hilo colgando de mi ceja y se me de por tirar de él, aunque está convencida de que eso pasará más tarde o más temprano, por lo que evita que me pare delante de los espejos. No fue nada. Todo funcionó bien. Y es la primera vez que mami avisa de mi condición en la zona de citas y cree que no ha estado nada mal. Que es muy aconsejable hacerlo. La verdad nunca se acuerda de eso, pero hoy era algo muy necesario (a pesar de que no había nadie, por lo menos la enfermera estaba abierta a escucharnos).


Iago a la salida del centro de salud

Abuelitos ¡no os asustéis! no fue nada. Ahora por la noche se ha puesto un poco morado el párpado pero el punto todavía sigue en su sitio

11 comentarios:

MamideGlori dijo...

Qué disgusto, pobrecito, qué mal se pasa. Muchos besos reparadores para todos. Me ha dado mucha pena leerlo, porque se que los padres nos angustiamos mucho cuando vemos que ellos no entienden qué les hacemos, y es por su bien... En fin. Espero que no se arranque el punto, y que se le olvide pronto el susto. Muchísimos besos y ánimos. Yo también creo que informar a los sanitarios de el autismo de nuestros hijos es fundamental para conseguir que todo salga bien. Aunque veamos cara extrañadas o de susto.
Totalmente de acuerdo con esa forma de pensar. Un abrazo muy fuerte.

abueloscrisytoño dijo...

Un besiño cariño, el viernes ya estaremos juntos y podras ver a Mimi que ya tien 4 gatitos.

Gara dijo...

Pobrecito! Un besazo enorme para que mejore pronto!!!

La Sonrisa de Arturo dijo...

!!!!Pobre Iago!!!Qué mal lo tuvo que pasar! Bueno, el sábado tiene premio, 4 gatitos.
Dale un beso grande de nuestra parte!

QueridoQuique(Concha) dijo...

Pobrecito Iago, le envíamos un beso gigante y que se le cure muy pronto. Quique cuando ve una bata blanca, ya se pone tieso. Podría escribir un blog solo de anécdotas de Quique en los Hospitales, es que nació con una pequeña cosilla en los riñones (ya está curado), pero al principio fué todo un peregrinaje de Hospital... Centro de Salud... Ah! otra cosa, lo primero que hago antes de entrar a cualquier centro sanitario es decir que mi hijo tiene autismo. Es lo mejor, de verdad, lo recomiendo. La última vez que estuvimos en el Hospital, a la salida, ya todo el mundo sabía quién era Quique, enfermeras, celadores... le decian: "adios Quique", "adios Quique"... Es que nuestros niños cunden... Un abrazo.

Isabel dijo...

Ay, que dolor, que valiente Iago, todo un hombrecito.
Menudo susto tuviste, menos mal que fue poco.
Besitos a la familia.

Lileth dijo...

¡Esas son heridas de guerra, Iago!

Un besito para que te cures pronto.

Yoly dijo...

Pobrecito Iago querido, espero que prontito te saquen el punto. A J una vez le tomaron 4 puntos y pues el escandalo fue casi igual, no para hacerle los puntos sino para cortarselos.

Besitos

Cuca dijo...

Un beso muy fuerte para los tres. Siempre me sorprende tu entereza y rapidez en las decisiones cuando es necesario. No le va a quedar cicatriz, ya verás.

Maite dijo...

Uf qué dentera Inés! todo lo que sea sangre y agujas me ponen mala! me las tendré que tragar cuando lleguen pero que tarden!
Iago! la tirita no tocar, cariño!
te has portado como un campeón, venga, que dentro de nada será mero recuerdo!
Genial la actitud de la enfermera. Es un alivio encontrar gente dispuesta.

Un besazo

Paula dijo...

Hola Iago, ahora ya tienes algo en común con los superhéroes!!
Enhorabuena por el blog, os sigo desde hace tiempo, concretamente un añito, y ahora me gustaría invitaros al mío: http://duaslambetadas.blogspot.com con el que buscamos ayudar a los papás de los niños y niñas de infantil. Seguro que nos podéis dar un montón de ideas.
A seguir así de guapo.

Publicar un comentario

hablan por mi: